4 sept. 2010

JOSÉ ANTONIO PASO MANZANO.


La que presentamos es una de las pocas fotografías conservadas de José Antonio Paso Manzano en pleno trabajo de creación o, como en este caso, fingiendo que lo hace, junto a una obra acabada, la de su hija Ana María, que lamentablemente no se ha conservado (la obra). En realidad, salvo milagro u omisión, ninguna de las muchas esculturas extensas que llegó a realizar a lo largo de sus cinco décadas de labor artística ha llegado hasta nuestros días, lo que es señal no de su falta de calidad, sino de la voracidad del tiempo y la fugacidad del arte. Otras que fueron obras de decoración en espacios públicos, como la antigua balaustrada sobre el caño Comendador, padecieron la incuria de la renovación urbana; las menos, episódicas, fueron fruto del arte efímero y se conservan sólo en fotografía, como algunos de sus dibujos. Pero, en fin, un solo verso consagró para la inmortalidad a más de un poeta.

3 comentarios:

  1. Dejemos los regletazos en la palma de la mano para castigo privado.

    ResponderEliminar
  2. ¿Quien era ese escultor?. ¿Su obra está en Béjar?. Nadie es profeta en su tierra

    ResponderEliminar
  3. debe ser un buen escultor...

    ResponderEliminar