3 feb. 2012

SAN BLAS
















San Blas nace en la ciudad de Sebaste, actual Sivas (Armenia) a finales del siglo III.

De acuerdo con la leyenda, Blas es médico en Sebaste, y con posterioridad, obispo en la misma localidad. Es detenido, y estando en prisión, cura a un muchacho que tenía una espina en la garganta que le podía haber producido la muerte. San Blas muere martirizado.

Llega a ser uno de los santos más venerados durante la Edad Media.

En Béjar, en la iglesia de Santa María, hay una imagen y un relicario en forma de brazo en el que se guardan dos dedos del Santo. El relicario perteneció a los Duques de Béjar.

Desde muy antiguo, en el día de su onomástica, en la iglesia parroquial de Santa María, entregan una cinta bendecida que, anudada alrededor del cuello, protege de los males de garganta durante la estación invernal.

Aquellos fríos inviernos, cuyas tardes eran de "3-b" (bota, baraja y brasero) en los que sin pedir audiencia nos visitaban los sabañones y las cigüeñas desaparecían de las torres de nuestras iglesias; se ajustaba más a la realidad el conocido refrán: "Por San Blas, la cigüeña verás y, si no la vieres, año de nieves".

No hay comentarios:

Publicar un comentario