15 jun. 2017

La Tarjeta Postal Ilustrada en Béjar.


Pocas son las ciudades que poseen un patrimonio tan cuantioso como Béjar en lo concerniente a la tarjeta postal objeto efímero, creado para usar y tirar que en los últimos años han encontrado el hueco que les corresponde en las instituciones públicas y privadas a través de archivos, bibliotecas, museos y otros centros culturales.

Este libro pretende introducir al lector en un paseo visual que recorre más de 300 imágenes impresas en tarjetas postales ilustradas de Béjar, correspondientes al primer tercio del siglo pasado, que más allá del puro gozo estético que pueda producir en el lector es útil para poner de relieve que esta modalidad epistolar se vuelve hoy un instrumento de gran alcance para el escrutinio iconográfico bejarano, ya que permite catalogar edificios, monumentos, negocios y oficios dentro del paisaje y el paisanaje de la ciudad, sin dejar escapar los extramuros de la propia imagen esto es, el conocimiento de los fotógrafos locales y foráneos, editores e impresores.

Desde su aparición a mediados del siglo XIX, la tarjeta postal se configuró como un medio de comunicación y difusión que, a más de los propios mensajes del emisor, añadía el valor de las imágenes de culturas, paisajes, ciudades, monumentos, escenas o todo aquello que se pudiera contemplar en cualquiera de ellas.

A lo largo de los capítulos de este libro el lector encontrará una visita guiada y comentada al imaginario visual bejarano de hace un siglo, que además del interés intrínseco de lo representado en las imágenes le aporta un ameno estudio y valoración de la fotografía y la sociedad, desde el punto de vista gráfico e histórico.

Sirve el libro también como guía de referencia para el coleccionista cartófilo que quiera identificar, cotejar y clasificar unos materiales hasta ahora dispersos, que le serán de ayuda en la investigación sociológica, ya que le otorga un acercamiento a los entornos sociales bejaranos, en ocasiones con un mensaje no solo visual, sino también manuscrito, claro, conciso y, probablemente, melancólico.

La tarjeta postal impresa, como las que esta colección presenta, ha sido durante siglo y medio el antecedente impreso y ahora ya crepuscular de la que con mínimas alteraciones continúa llegando a nuestros buzones, ahora electrónicos, mucho más efímera y menos personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario