20 jun. 2010

COMPAÑIA NACIONAL DE FERROCARRILES

Imagen 1 - Compañía Nacional de los Ferrocarriles del Oeste de España. Perfil Longitudinal y esquemas de las estaciones de la Línea Plasencia-Astorga trazo Plasencia-Salamanca. Escala del perfil: H=1:100.000 y V=1:1.000. Madrid, marzo 1941. Realizado por el Ingeniero Jefe de la 7ª Circunscripción. En el perfil longitudinal se reflejan datos (guitarra) como radios de la línea, altitud en puntos definidos, etc. se sitúan las casillas, los pasos a nivel, los pasos superiores, los tramos metálicos o de hormigón, clase de obras y su luz, etc. y se replantean las vías e instalaciones de las estaciones y apartaderos.

En el plano se especifican las estaciones: Fuentidueña (apartadero), Plasencia Ciudad, Almendral, Villar de Plasencia, Casas del Monte, Aldeanueva, Hervás, Baños de Montemayor, Puerto de Béjar, Béjar, Sanchotello, Ledrada, Fuentes de Béjar, Guijuelo, Pizarral, La Maya y Fresno, Sieteiglesias, Alba de Tormes, La Maza (apartadero), Arapiles y Salamanca.Imagen 2 - Plano y Guía del Viajero en Salamanca, Ciudad Rodrigo y Béjar. Publicado por don Emilio Valverde. Año 1886.

Detalles del viaje. La ciudad de Béjar se halla bastante separada de las líneas férreas, pero enlazada por buenas carreteras con Salamanca y Ávila. Es necesario, por lo tanto, hacer el viaje en ferrocarril a Salamanca, según hemos indicado en esta guía, o hasta Ávila, por la Línea férrea del Norte y tomar desde aquellas capitales la diligencia, que desde Salamanca cuesta, como hemos dicho, 11,50 pesetas y desde Ávila 13,75. Los coches salen diariamente.

Llegada a Béjar. En Béjar hay regulares hospedajes en la Fonda de Europa, Café del Siglo, Café de la Unión y casas de huéspedes de Fidel Antón Brochero, Raimundo García y Victoriano Regadera.

Béjar, ciudad, cabeza de partido judicial y de ayuntamiento, con 10162 habitantes y 1.297 viviendas. Ofrécese a la vista del viajero que viene de la parte de Salamanca, la antigua ciudad de Béjar, asentada sobre un aislado cerro con pendientes de rocas berroqueñas y en el sitio llamado la Asomada, situado en la falda septentrional de un monte de castaños derivado de la gran cordillera de su nombre. Tiene el aspecto de una antigua plaza de armas de fundación sarracena; rodéanla ancianas murallas y descuella entre ellas su palacio, teniendo en su frente del Norte una elevada y escabrosa colina cubierta de viñedos y formando entre los dos profunda hoya por donde se deslizan las tranquilas aguas del río... Sus murallas, en parte derribadas o mezcladas con las nuevas edificaciones, se mantienen sólo en regular estado desde el palacio hasta el extremo occidental. Su puerta principal, llamada del Pico, comunica con la parte de Extremadura; la de la Villa, con arcos y almenas, la enlaza con el arrabal de la Corredera y los caminos que están en dirección de Madrid; los portillos del Yangal, Matadero, Puerta Nueva y Campo Pardo dan salida hacia Salamanca y los de barrio Neila, Solana y San Nicolás a los obradores, huertas y también en dirección de Extremadura. Divídese en tres feligresías: Santa María la Mayor en el tercio abajo; el Salvador en el centro y San Juan en el alto. Descuella entre todos sus edificios el palacio ducal, antiguo alcázar de sus señores, trocado de fortaleza en palacio, con fachada franqueada por dos torres o pabellones polígonos, patio del Renacimiento con dos cuerpos de galerías y escalera con majestuosa columnata. Son también de algún mérito las tres iglesias parroquiales citadas y también la de San Gil, agregada al Hospital, la de Santiago o la antigua, más abajo de Santa María, Nuestra Señora de las Huertas en la Vega del Mediodía y los conventos de franciscanos, de dominicas y de Santa Isabel. Hay además en Béjar buena casa ayuntamiento, escuelas de 1ª y 2ª enseñanza y preparación, un hospital y tres casinos.
Bañan su término el arroyo que la ciñe por el Sur y fecunda su apacible vega, y el río Cuerpo de Hombre, que con sus rumorosas aguas da vida y movimiento a centenares de fábricas que se levantan sobre sus verdes márgenes. En él se encuentran los barrios de Fuente buena y Valdesangil, la ermita del Castañar, dominando frondosa arboleda, la magnífica hacienda del Nevaso, en la que se levantan las mejores de sus citadas fábricas y el sitio de recreo conocido por el Bosque, propiedad de los duques de Osuna.
Su terreno y alrededores ofrecen una alegre perspectiva. Véase en él, a pesar de estar cubierto de derrumbaderos y breñas, aprovechados convenientemente, los cortos espacios llanos formando bancales, unos sobre otros, plantados de castaños, huertos, viñedos y frutales en medio de aquellos ricos vestidos en parte de árboles y arbustos silvestres.
Industria y comercio. Esta ciudad, a pesar de las grandes calamidades por las que ha pasado la nación, es quizás una de las pocas que en vez de decaer prospera y se engrandece. Nuevas construcciones y un crecidísimo aumento en su vecindario la han elevado, a mediados del siglo, al rango de ciudad, y las fratricidas guerras llevaron a sus habitantes la riqueza y el bienestar. Cuenta en el día más de doscientas fábricas de telas y paños, que rivalizan con los catalanes y dan una producción media de 700.000 metros al año. Tiene además fábricas de curtidos, molinos de chocolate, fábricas de harina y jabón.
De Béjar salen coches diarios para Ávila, Plasencia y Salamanca. Sus hospedajes principales son el de Europa, el Siglo y la Unión. Los dos últimos son también cafés.
Historia. De remota antigüedad, no se menciona Béjar hasta el reinado de Alfonso VIII. Fue donada por don Alonso de la Cerda, y de ella salió para Burgos don Álvaro de Zúñiga con cien jinetes escogidos a prender, de orden del rey don Juan II, a su valido don Álvaro de Luna. Radicó por último esta villa en el dominio de la ilustre familia de Zúñiga, actuales duques de Osuna.


1 comentario:

  1. Mucho ha cambiado Béjar desde el 1886.
    En este año se funda la Cámara de Comercio e Industria de Béjar, una de las primeras cámaras de comercio de España.

    ResponderEliminar