1 dic. 2011

Duques de Béjar en Madrid (4/4)



- PALACIO VIEJO DE CHAMARTÍN


 




 








Colegio de Nuestra Señora del Recuerdo.


En 1678 los duques del Infantado adquieren en Chamartín de las Rosas – agnomento que se remonta a 1620 - una casa-palacio (Palacio Viejo) con bosque, huerta, jardín, pozo de nieve, bodega, tahona y una casa mesón, por un importe de cuarenta mil ducados, llegando la propiedad a ser una cuarta parte del municipio.

En el año 1746 amplían el latifundio y construyen el Palacio Nuevo31 que comunican con el Viejo mediante una calle, la actual de Nuestra Señora del Recuerdo.

En 1790 pertenece a don Pedro de Alcántara, decimotercero Duque del Infantado, quien se preocupa de la villa de Chamartín con la creación de varias fábricas.

En 1808, el general Napoleón Bonaparte destierra a don Pedro de Alcántara y lo declara enemigo de Francia y de España, traidor a ambas coronas e incauta su propiedad por derecho de conquista. Napoleón ocupa el Palacio Viejo a finales del mismo año. En este palacio el general firma varios decretos, entre ellos, la abolición de la Inquisición, instaurada por los Reyes Católicos en 1478.

Don Pedro de Alcántara fallece en 1841 y hereda los bienes vinculados al ducado, su sobrino nieto, don Pedro de Alcántara Téllez-Girón y Beaufort, undécimo Duque de Osuna y decimocuarto Duque de Béjar.

Don Manuel de Toledo y Lesparre, hijo de don Pedro de Alcántara, hereda de su padre los bienes libres y al corresponderle por ley la mitad de los bienes referentes a los títulos heredados, opta por varios de ellos, entre los cuales se encuentra el Palacio Viejo y sus jardines, la repartición se realiza en 1857. En 1878, el Palacio Viejo pasa a pertenecer a la Compañía de Jesús que, al disolverse en 1932, se destina para instituto de segunda enseñanza. Durante la Guerra Civil se emplea para cuartel republicano. Al regreso de la Compañía de Jesús se utiliza para casa de formación de jesuitas. En la actualidad es el colegio de Nuestra Señora del Recuerdo.


- PALACIO DE LA CALLE DE DON PEDRO

El palacio se encuentra entre las calles de don Pedro, de Yeseros de la Redondilla y el Campillo de las Vistillas.
Con la suntuosidad con la que está decorado el palacio y la magnificencia que en él se ostenta, puede competir con el boato con el que se vive en la Corte.
Don Juan Antonio Cuervo, discípulo de Ventura Rodríguez, lo reforma para residencia particular y de los administradores del ducado y para albergar la biblioteca y la armería.
Algunas de las manzanas contiguas están anexionadas al palacio y se destinan a oficinas, habitaciones de los empleados y una de ellas a hospital para los criados subalternos.
Con el motivo del nuevo trazado de la calle de Bailén, a finales del XIX, se expropia gran parte de la propiedad, sólo se conserva un edificio donde se instala un laboratorio municipal.



- PALACIO DEL CAMPILLO DE LAS VISTILLAS

El palacio está construido fuera de la zona amurallada de la Villa, en Las Vistillas, las “vistas” son excelentes al estar el terreno en un promontorio que hace cornisa sobre el río Manzanares.

El palacio data de finales del XVI. El Duque de Pastrana lo compra en 1616 e irá incorporando diversas casas y tierras hasta convertirlo en un magnífico conjunto como se aprecia en el plano de Texeira. En 1686 lo adquiere don Pedro de Alcántara de Toledo, duodécimo Duque del Infantado, siendo su segunda mujer, doña María Ana de Salm Salm, quien lo reforma al estilo parisino32.

Alquilan el palacio al embajador del Rey de Francia y al Conde de Montijo, quien hace grandes reformas, entre ellas, realiza la entrada principal por la actual plaza de las Vistillas. Las diferentes reformas llegan hasta el año 1794, en el que se adecua el entorno del palacio. El palacio llega a ser uno de los más suntuosos de Madrid, sobresaliendo la importante pinacoteca y el jardín que se realiza con detalles tomados de El Capricho.

Al fallecer doña María Ana sin descendencia, hereda el palacio el sobrino de don Pedro de Alcántara de Toledo, don Pedro de Alcántara Téllez-Girón, decimocuarto duque del Infantado y de éste, su hermano don Francisco de Borja Téllez-Girón, su hijo don Pedro de Alcántara, decimocuarto Duque de Béjar y su hermano don Mariano Téllez-Girón y Beaufort, decimoquinto Duque de Béjar. Don Mariano nace en este palacio.

En 1889 el palacio pasa a pertenecer a la diócesis de Madrid-Alcalá para la construcción de un seminario. En 1901 dan comienzo las obras y pasan cinco años para que se inaugure el Seminario Conciliar de la Inmaculada y San Dámaso. La obra de estilo neo mudéjar está realizada por don Miguel de Olabarría.

- SOLARES DE LAS VISTILLAS Y DE LA CUESTA DE LOS CIEGOS














Cuesta de los Ciegos

Estos solares son contiguos y están situados junto al palacio del Campillo de Las Vistillas. El solar de Las Vistillas es un altozano que en el plano de Pedro Texeira se le denomina “Vistas de San Francisco” y la Cuesta de los Ciegos es donde se encontraban las casas de los criados del palacio del Campillo de las Vistillas. En la actualidad una sinuosa escalera salva el desnivel existente entre Las Vistillas y la calle de Toledo.

Las Vistillas es una de las zonas más castizas y tradicionales de Madrid, en ella se celebran las fiestas que conmemoran a San Isidro y la verbena de la Virgen de la Paloma.

Después de recordar la vida de algunos de los Duques de Béjar, más concretamente desde don Alonso II hasta don Mariano, casi se pueden ver sus palacios, casas y jardines, pero... ¡de ellos es tan poco lo que nos ha llegado! Resulta increíble que se justifique, algunas veces con disculpas absurdas, que poco a poco nos vayamos quedando sin nuestro patrimonio, testigos de la historia que nunca se podrán reemplazar.

BÉJAR EN MADRID. Publicado en el Especial de Navidad de 2008. Los Duques de Béjar en Madrid. JAM-BÉJAR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario